Capítulo 8

“Tal vez lo que somos va de la mano de lo que vivimos”

Hace ya tres años que terminé la ESO y, con la incertidumbre de qué sería de mayor, me adentré en el temidísimo bachillerato. Sinceramente, nunca tuve muy claro qué estudiar ni en qué quería especializarme. Cuando pensaba que ya lo tenía, algo me hacía ver que en realidad no era eso lo que me llenaba. Igual que alguien puede tener muy claro que quiere dedicarse a la enseñanza y estar rodeado de niños todo el día, yo nunca he sabido encontrar ese algo que me gustase de verdad.

Así que, no sé si por miedo a romper con la rutina de ir al colegio o por no tener muy claro qué estudiar, me adentré en bachillerato con la esperanza de encontrar aquello que me motivara a continuar con mis estudios, aquello que, de una forma u otra, me hiciera feliz.

Casi acabando bachiller, se me iluminó la bombilla y, sin saber por qué, supe que quería ser Periodista, que quería trabajar con micrófonos, con cámaras y con todos los artilugios posibles de cualquier cabina de radio o plató de televisión. Por tanto, intenté llegar a la nota que la carrera me pedía. Y si, lo intenté, pero en un mero intento se quedó. Por ello, intenté autoconvencerme de que Comunicación Audiovisual (a la cual esperaba que si me llegara la nota), sería algo parecido.

Con todo, no me llegó la nota ni siquiera para estudiar Comunicación Audiovisual en Valencia. Me mandaban a Gandía. ¡¡¡A GANDÍA!!! No tenía bastante con aguantar el chasco de no haber entrado a Periodismo, que encima tenía que aguantar también el tener que irme a Gandía. Así soy yo y así es mi suerte. Aun así, continué en las listas de espera de Periodismo y Comunicación Audiovisual en Valencia. Y, pese a quedarme a las puertas de Periodismo, conseguí entrar en Comunicación Audiovisual.

No sabía muy bien que iba a encontrarme en esta carrera, pero empecé con muchas ganas. No sé si conforme esto se complique empezaré a odiar la carrera con todas mis fuerzas, pero a día de hoy, doy gracias al destino o quizá a mi mala suerte, por traerme hasta aquí, por haberme dado algo que a día de hoy me hace muy feliz.

Solo espero que a través de esta carrera pueda llegar a mis metas. Que gracias a ella pueda ser igual de feliz que soy ahora.

Porque, aunque creáis que las cosas no os están saliendo como esperabais, nunca os arrepintáis de ninguno de los pasos que deis, porque quizá, lo que somos va de la mano de lo que hemos vivido y  viviremos.

Ojala todos vosotros seáis capaces de encontrar aquello que os hace felices. Ojala seáis capaces de comeros la vida a manos llenas.

¡¡¡Muchísimo amor y, por  supuesto muchísimas risas!!!

DSCN0275IMG_1268Processed with VSCO

 

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Capítulo 8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s